Tilde sí, tilde no…

¡Vaya, ya tengo ante estos ojos de présbite las primeras fotos-denuncias! Pues sí que se han dado prisa estos observadores: para mí que las tenían guardadas y le han dado a la tecla y ya está. ¡Malhadados adelantos! Ahí van, hala, cuatro o cinco de golpe, como si uno no tuviera suficiente con las galeradas que me abruman y aplazan (Masa y poder, nada menos que Masa y poder: casi un millón y medio de matrices, y de Canetti, que no son unas matrices cualquiera)… y este crucigrama que se me ha atravesado. En fin, vamos allá, a ver qué tripa se les ha roto:

Cartel anunciador del intercambiador de Príncipe Pío«Príncipe Pio» –esta va de tildes–, «Atencion. Area de accesos restringidos al trafico» –otra que tal, y unos cuantos para que quede claro que las virgulillas no van con ellos–, «Un sólo disparo puede cambiar el mundo» –otra, voto a tal–. Tres por falta de una, aunque las dos primeras son oficiales, o sea, incorrecciones oficiales, ajá: estas van a dar mucho juego, aunque contestarán (¡?) por silencio administrativo, y a ver cómo lo tramitan los del Observatorio; y además la primera digamos a capricho, que en «príncipe» la plantan y luego, como si se hubieran cansado, se la ahorran: ¿serán los famosos recortes (puestos a ellos, la verdad es que es menos dañino que los que tocan el bolsillo, como puedo ver en las facturas que tanto me cuesta elaborar y en las declaraciones trimestrales que siempre tengo la duda hasta momentos antes de dejarlas en mano de la cajera, que mira tú que es seca, la pobre, que hasta saludar le cuesta, y eso que voy a abonar en cuenta –creo que se dice así–)? (Ya se me ha vuelto a quedar descolgado el signo: tengo que consultar el MELE).

Área con accesos restringidos al tráfico¿O será que la escriben como acaso lo hiciera el tal príncipe –primo y marido de doña Isabel la Segunda, de generosos pechos, esta, y dudosa sexualidad, aquel–… pero ya estoy desbarrando y se me asoma el siglo XIX por las costuras; en fin, valga que ya se sabe que en este siglo tan alborotado la ortografía era más bien caprichosa, y más si eras príncipe, claro? (Otra vez el dichoso signo, que ya me está tocando un poco las narices). (Y ahora el punto y el paréntesis: espero que no lo vaya a leer Martínez de Sousa, que tendrá cosas mejores que hacer… entre otras algún otro manual-tocho). (Insisto; será mejor que cambie de tercio.)

Campaña promocional de Nike¡Que no, que no, Erasmo, que te olvidas de la de Nike, atropellado! Bueno, en realidad de este solo puedo decir que ya les veo a los de esta multinacional, que está claro que les funciona mejor el conocidísimo símbolo, aunque nada más sea porque estos no gastan tildes, ventilando en la reunión semanal del Departamento de Comunicación Creativa de Tangibles e Intangibles el asunto, recibida la reclamación pro forma del Observatorio, con un «¡ya es mala suerte, por una vez que la ponemos, lo ponemos mal!» Y es que a veces hay que reconocer que es difícil atinar si las pones a voleo, como aquel compañero que tenía en el bachillerato (de los de dictados y reválida, y en el Hogar pilotado con mano firme por el padre Mundina, luego televisivamente conocido como ‘el cura de las plantas’), que primero escribía todo limpio y esmerado y cuando terminaba ‘sembraba’ la cantidad de tildes que estimaba convenientes para el caso: ¡qué tiempos tan poco heroicos! Pero todos tranquilos que aquí llega al rescate la Real Academia Española de la Lengua, que algunos en su empanada llaman Real Academia de la Lengua Española, aligerando en gran medida la atribulación y eliminando la del «sólo» adverbial y la de los pronombres demostrativos; y no hay concesión al equívoco, que ya está bien de contemplaciones. ¡A ver qué preparan para la próxima!

Anuncios

4 comentarios en “Tilde sí, tilde no…

    • elcorrectorjusticiero dijo:

      Estimada Naima: tienes toda la razón… o no, según se mire. Tan engolfado estaba con las tildes por aquí y por allá que las eses se me han colado, cual serpientes (a fin de cuentas, a ellas se parecen, así que qué se puede esperar). No hay más que abrir el Diccionario panhispánico de dudas (DPD) por la página 207 por si quedaba alguna duda, que para eso está (el DPD), y mejor sentado en uno de los sofás cama, bajo el calendario de las mujeres objeto, mientras los hombres rana evolucionan en la tele en uno de los documentales de La 2. Pero por otro lado, mi Próvido (sí, con mayúscula, y ya sabrás por qué) ojito derecho en estos temas justicieros, que por aquí me anda rondando para revelarme las fuentes de la sabiduría cuando yo no las encuentro, me chiva al oído lo siguiente, que a su vez ha tomado (o “copipegado”, en wordiano) de la página 157 de la Nueva gramática de la lengua española (NGLE), a saber:

      “Aunque, por norma general, pluralizan el primer elemento los compuestos del tipo Nombre + Nombre (con separación gráfica) cuyo segundo componente aporta información determinativa (buques escuela, cafés teatro, coches bomba, sofás cama…), se registran alternancias como aviones espía ~ aviones espías, buques fantasma ~ buques fantasmas; células madre ~ células madres, discos pirata ~ discos piratas, empresas líder ~ empresas líderes, momentos clave ~ momentos claves, países satélite ~ países satélites, programas piloto ~ programas pilotos, situaciones límite ~ situaciones límites. Estas alternancias guardan relación con el hecho de que el segundo sustantivo de estos pares se use también con valor adjetival (doble categorización, nominal o adjetival). Se admite el singular, porque los segundos componentes de estos compuestos pueden ser sustantivos, pero también el plural porque han llegado a asimilarse a los adjetivos”.

      Es decir, como se dice vulgarmente, ni para ti ni para mí, o para los dos, si quieres.

      Te mando saludos especiales y agradecidos por haber inaugurado los comentarios de mi blog.

      EMCJ

    • El Mítico Corrector Justiciero dijo:

      Mi querido Mortimer, si echa usted un ojo a la página 269 de la Ortografía de la lengua española (OLE), en su última edición (2010), verá que se suprimió la tilde de los pronombres “este”, “ese” y “aquel”, con sus femeninos y plurales. Es decir, un problema menos: no hay que plantearse si deben llevar tilde o no porque nunca se acentúan.

      Mis saludos para usted.

      EMCJ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s