Curiosidades y medio millar de razones…

¡Hola a todos!

En esta nueva entrada nos centraremos sobre todo en los miles de artículos sobre edición y la gran cantidad de publicaciones que pone a nuestra disposición, de forma gratuita, la red.

Un ejemplo son las de academia.edu, una plataforma para compartir los artículos de investigación y otros materiales con el resto de profesionales, académicos e investigadores. Os traemos dos ejemplos de artículos:

El primero, «Editar no basta o los improbables lectores del libro universitario», de José Luis Arriaga Ornelas y Georgina María Redondo Ayala. En él se analiza la importancia de cuidar la edición y publicación (en todos sus aspectos, desde el contenido a la forma), en este caso, dentro del ámbito académico de México.

El segundo, «Estrategias y soluciones en la corrección de textos: dos estudios de caso», de Ricardo Tavares Lourenço, publicado en la revista Gramma, revista de la Escuela de Letras de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad del Salvador, nos habla sobre una investigación realizada acerca de cómo distintos correctores aplicamos las mismas estrategias y cómo solucionamos los problemas en función de los textos a los que nos enfrentamos.

Desde Universo Abierto, el blog de la Facultad de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca, nos invitan a leer «Ideas para editar bien un libro digital», de Sánchez Paso, J.A. (2014) [Descargar gratis previo registro en http://www.lectyo.com/], un libro para cualquiera que quiera dedicarse a la edición digital.

También desde México nos llegan noticias sobre el «ABC de la tipografía en la era digital», un poco de lectura ligera para entretenernos.

Y a modo de despedida, la curiosidad del día, bueno, del día 18 de febrero: «Hallan el manuscrito con la traducción inédita  de Hamlet por León Felipe».

Bueno, lo confieso, esa no era la despedida de verdad; como despedida os dejamos este texto que nuestro jefe de prensa, Álvaro Martín, nos ha preparado y en el que nos desgrana medio millar de razones por las que pertenecer a UniCo. Estamos seguros de que os va a gustar, porque… ¡a nosotros nos encanta!:

«Medio millar de razones para ser socio de la Unión de Correctores, UniCo»

Más de quinientas «conversaciones» en el último trimestre dan para mucho, y los socios de UniCo lo sabemos muy bien. Comentarios de actualidad, erratas descubiertas, actividades, pero también ofertas de empleo, cursos y seminarios o recursos para la corrección y la traducción han «bombardeado» sin descanso nuestro correo, y lo seguirán haciendo.

Míralo como si de un anuncio publicitario se tratara:

«¿Un cliente te encarga una corrección de un farragoso texto administrativo? ¿Tienes que corregir un libro sobre naturaleza, ordenadores o plagado de extraños americanismos? ¿Necesitas actualizar tus conocimientos de los recursos que te ofrece Word a la hora de corregir porque no hay manera de encontrar ese comando que buscas? ¿Necesitas nuevos clientes? Si la respuesta es sí, definitivamente tu opción es pertenecer a UniCo».

Bromas aparte, esta entrada de febrero del blog pretende resumir un par de meses en los que, gracias a la desinteresada colaboración de todos, nos beneficiamos de numerosas posibilidades en lo que a formación, recursos lingüísticos y oportunidades laborables se refiere, además de pasar un buen rato muchas de las veces.

Gracias a algunos uniqueros hemos podido acceder a ofertas de trabajo o atender a peticiones de correctores en portugués, revisores o lectores para informes de lectura… o simplemente obtener también orientación sobre cómo acceder a las editoriales para ofrecer nuestros servicios. Y tal como está la cosa, cualquier ayuda es de agradecer en este páramo de crisis y falta de consideración económica hacia nuestro trabajo.

Mención especial merece la formación: información sobre cursos de corrección y estilo; seminarios en otras asociaciones, como APTIC, que nos brinda sus descuentos por ser todos integrantes de la Red Vértice; nos llegan avisos de cursos en línea para el uso de corpus lingüísticos o de ofimática para traductores, que algunos socios se han animado a emprender y que, luego, comentarán con todos. Renovarse o morir… Y lo bueno no es solo conocer ese catálogo de cursos, sino contar con la experiencia que algunos socios han tenido en dichos cursos, para pisar sobre seguro y no llevarnos desagradables sorpresas.

También es cierto que la formación autodidacta es el gran recurso de los correctores, y para ello, ahí están las decenas y decenas de recursos aportados (el manual de correctores de la ONU, glosarios de lenguaje administrativo, manuales de estilo de grandes empresas, como BBVA o Iberdrola, glosarios sobre biodiversidad, diccionario de americanismos, terminología digital, e incluso curiosos recursos, como el de terminología navideña, todos están a nuestra disposición gracias a los socios «rastreadores» de la red). Un trabajo impagable del que siempre tirar ante ese término que se resiste a ser corregido justo cuando tenemos encima el final del plazo de entrega.

Lo dicho: Medio millar de razones…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s