Recursos para correctores, editores y redactores: manuales de estilo para internet

El profesor Ricardo Tavares, colaborador habitual de Deleátur, analiza las peculiaridades de los manuales de estilo orientados al mundo digital, en los que, según sus palabras, «la concisión, la claridad, el contexto y la funcionalidad son la norma».

Como se sabe, los manuales de estilo suelen ser los materiales de consulta primarios de correctores, editores y redactores, pues permi­ten dilucidar dudas de uso en la redacción de textos de un medio de comunicación o de una editorial. En la última década, han aparecido obras que ofrecen orientaciones para la redacción en internet. Menciona­remos tres en lengua inglesa:

  • Barr, Chris. The Yahoo! Style Guide. The Ultimate Sourcebook for Writing, Editing, and Creating Con­tent for the Digital World. Nueva York: St. Martin’s Griffin, 2010.
  • Microsoft Corporation. Microsoft Manual of Style. Your Everyday Guide to Usage, Terminology, and Style for Professional Technical Communications. 4.ª ed. Microsoft Press, 2011.
  • DeRespinis, Francis y otros. The IBM Style Guide. Conventions for Writers and Editors. Crawfordsville, Indiana: IBM Press, 2012.

En español contamos con Escribir en internet, de la Fundéu BBVA (2012), un libro concebido para un público general y no para un medio de comunicación o empresa en particular.

Estos manuales también tratan aspectos básicos de la escritura, como ortografía, gramática, vocabulario, listas de siglas y abreviaturas. Entonces, ¿qué otros asuntos contemplan que no traen los manuales tradicionales? Básicamente son tres: escribir para una audiencia global, escribir para la web y escribir para dispositivos móviles.

 

Escribir para una audiencia global

Los manuales de Yahoo!, Microsoft e IBM coinciden en explicar cómo deben ser los textos para una audiencia global. En primer lugar, el medio que publica la información web debe conocer el perfil demográfico de sus internautas. En segundo lugar, es menester que el medio conozca los hábitos de lectura de sus lectores. En tercer lugar, se deben saber las razones por las cuales los inter­nautas visitan el sitio web. El medio será exitoso en la medida en que satisfaga las necesidades de sus visitantes.

La Fundéu BBVA, al igual que Yahoo!, cita los hallazgos de Jakob Nielsen sobre la lectura en pantalla mediante el análisis del movimiento ocular. Según este investigador, el lector emplea un patrón de lectura que tiene forma de F, lo que significa que la mirada se dirige al titular y a la parte izquierda del cuerpo de la información. Si las primeras palabras de cada línea de texto no resultan importantes o interesantes, se continúa explorando el resto del archivo informativo hasta dar con algo más atractivo. Asimismo, Yahoo! señala que las personas toman decisiones sobre la página en apenas tres segundos. Con base en estos hallaz­gos, los manuales recomiendan el uso del modelo de la pirámide invertida para estructurar sus textos.

Escribir para la web

Al tener definida la audiencia, los manuales ofrecen reco­mendaciones de redacción no solo para agilizar la lectura, sino también para facilitar la tarea de los localizadores. Estas son algunas de las mencionadas por Microsoft:

  • Evite oraciones y párrafos complejos; para ello use listas y tablas.
  • Use un lenguaje que pueda ser entendido por los hablantes del mundo entero.
  • Evite el exceso de modificadores, pues incrementan el riesgo de generar confusión. En caso de usarlos, deben estar cerca de la palabra modificada.
  • Dé preferencia a la voz activa y al modo indicativo. Asimismo, use el modo imperativo en instrucciones.

El manual de IBM, orientado a la redacción de tex­tos técnicos y procedimentales, indica que la información técnica requiere un tono autoritario, por lo que han de evitarse expresiones como gracias y por favor. También advierte que las fechas no deben ser escritas únicamente en forma numérica, pues el orden de día, mes y año varía en cada país.

Por otra parte, los hipervínculos son un recurso ampliamente usado en internet, porque contextualizan los escritos mediante enlaces a documentos internos o externos y orientan al lector durante la nave­gación en la página web. Por eso los manuales mencionados también regulan su uso. Yahoo! recomienda evitar frases como clic aquí, pues suenan anticuadas y no indican hacia dónde dirige el enlace. En su lugar se debe usar una palabra clave del texto y transformarla en hipervínculo.

Microsoft, además de coincidir con Yahoo!, también señala que hay que emplear un máximo de cuatro hipervínculos dentro del texto. Sobre esto IBM explica que debe existir equilibrio en su uso, pues si son pocos, forza­mos al lector a invertir más tiempo en la bús­queda de información clave; en cambio, si son demasiados, el lector perderá tiempo en seguir enlaces que no necesita de forma inmediata.

Escribir para dispositivos móviles

Los internautas se conectan cada vez más a través de teléfonos inteligentes, y por eso Yahoo! explica que la pantalla de un teléfono estándar abarca unas trece líneas y que, además, a los usuarios les gusta acceder rápida­mente a los contenidos sin desplazar el texto. La solu­ción es escribir de forma concisa:

  • Poner la información más relevante y útil en el tope de la página.
  • Usar palabras con pocas sílabas.
  • Enumerar a través de listas.
  • Eliminar espacios innecesarios.
  • No acortar las palabras, sobre todo en textos profe­sionales y comerciales. Es preferible el uso de abre­viaturas estandarizadas.

Si bien las recomendaciones hechas por Yahoo! están orientadas a la redacción de SMS, pueden ser útiles hoy en día para redes sociales.

Como se ha podido apreciar, los manuales de estilo para publicaciones web hacen hincapié en que los textos han de ser breves y claros, adaptables a diversos dispositivos y con un lenguaje comprensible para una audiencia global. Aunque los medios de prensa aplican estas sugerencias de forma intuitiva, conviene que definan usos y voz propia a través de manuales de estilo como los pre­sentados en esta ocasión, con la suficiente flexibilidad para adaptarse a los cambios que propicia internet.

Artículo publicado en el número 10 de Deleátur, la revista de los correctores de texto de UniCo. Consulta los números anteriores de Deleátur aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s