Tutorial: El control de cambios en InDesign

InDesign puede intimidar un poco la primera vez que se trabaja con él. No es para menos: es un programa enorme y complejo; además, es el recipiente que contiene la maqueta del documento final (material frágil). Sin embargo, las herramientas básicas con las que tiene que tratar el corrector —el control de cambios y las notas— son similares a las de Word. El objetivo de este artículo de Ricardo de Pablo es presentar esos instrumentos al corrector que todavía no se haya visto en la necesidad de trabajar con InDesign, con el fin de que le resulten familiares cuando llegue el primer encargo.

Seguir leyendo

Escribir en latín: tipografías lapidarias

Yónatan Melo Pereira, socio de UniCo, nos desvela el significado filológico e histórico de la llamada tipografía lapidaria «donde quienes nos hablan son, directamente, sin intermediarios textuales, copistas ni amanuenses, los habitantes de Roma» y «que todavía hoy podemos encontrar en monu­mentos tan importantes como la Columna de Trajano, el Panteón de Agripa o el Arco de Tito.» Seguir leyendo

La profesión de corrector de textos en Brasil: entrevista a Mônica Rodrigues, correctora brasileña

Elena Bazán, socia de UniCo, ha hablado con Mônica Rodrigues, una correctora y editora brasileña —que, además, ejerce labores docentes— para conocer unas pinceladas de la profesión en Brasil: asociacionismo, tarifas, empleo, relación con el portugués de Portugal, etc. Salvando las distancias, las diferencias no son tantas con los profesionales brasileños.

Seguir leyendo

¿Qué gastos puedo imputar en mi actividad profesional?

Si eres autónomo, te será muy útil esta información legal y fiscal que te ofrece Deleátur, la revista de los correctores de texto de UniCo.

La primera norma que hay que tener en cuenta es la del sentido común: solo se pueden imputar como gastos profesionales aquellos que estén relacionados con la actividad profesional. Así, cualquier gasto de carácter privado no será desgravable. Y hay gastos compartidos entre lo privado y lo profesio­nal que tampoco.

Seguir leyendo