¿Se está mejor en casa que en ningún sitio?

Este que les habla, de alma urbanita y dominguero de pro —respirar aire puro, aunque solo sea un día a la semana, debería ser un derecho constitucional—, últimamente ha visto cómo se han empezado a poner en boga ciertas tendencias que predican las bondades de quedarse en casa y no salir durante los fines de semana. Como no podía ser de otro modo, la nueva moda viene con nombrajo en inglés, nesting, y se basa en dedicar el tiempo de ocio a permanecer en el hogar viendo una película o una serie, leyendo un libro y, consecuentemente, ahorrando dinero.

Seguir leyendo

Anuncios